Congreso mundial de ojeadores

el_pais2

03 giugno 2009 – “Voy a la caza de tendencias, aunque como definición nome gusta. Los productoresme usan para saber lo que se cuece en las calles. Ayudo al cliente a ir en la dirección que las cosas ya han tomado.


El futuro nos está mirando”. Así define el escritor de ciencia-ficción William Gibson los trendwatchers en su novela Hive of dreams de 2003. Seis años después, estos observadores callejeros, capaces de identificar estilos de vida y actitudes innovadoras antes de que se conviertan en fenómenos de masa, son un elemento omnipresente en la escena social. Evolución del coolhunter, el cazador de lo cool, lo guapo y moderno, los trend o urbanwatchers son creativos, artistas, periodistas y profesionales de la comunicación y la cultura, que observan las costumbres socioculturales, los comportamientos y los hábitos de consumo de los trendsetters, es decir aquellas personas que marcan tendencia.

Articolo sulla fondazione Capri, El Pais“El trendwatching consiste en interceptar, identificar y documentar los signos, que anticipan los cambios en los sectores que más influyen sobre los estilos de vida contemporáneos: moda, arte, diseño y arquitectura, ocio, deporte y nuevosmedios”, esplica la socióloga Elena Marinoni, fundadora de Memi Laboratorio de Trendewatching Internazionale, con sede en Milán, que se ocupa de monitorizar las evoluciones del gusto y las tendencias emergentes en el imaginario colectivo, a través de una investigación de matriz etnográfica.
Marinoni es la encargada de organizar el primer International Trendwatching Festival, que reunirá en octubre en la isla italiana de Capri, a los principales exponentes de esta nueva disciplina, que está influyendo en las decisiones tanto de grandes empresas multinacionales como de profesionales independientes. Durante el festival, además de talleres y debates, se presentarán los resultados del estudio Tomorrow Now, en el que convergerán los informes de 24 agentes, diseminados en otras tantas ciudades del mundo (dos de ellos en España, uno en Barcelona y otro en Madrid), que representan los principales lugares de incubación de hábitos y de fenómenos inéditos.
Los datos recabados serán analizados e interpretados por Marinoni y su equipo, que también presentarán un mapa multimedial de los lifestyles del futuro más próximo. “Buscamos el signo débil: imágenes, iconos y narraciones generadas a nivel local, que tienen en embrión la capacidad de traducirse en tendencias expresivas transnacionales, alcanzando una gran influencia a nivel global.

Sin embargo, ver los síntomas no es suficiente para comprender los inestables paisajes de la nueva economía de lo simbólico, hay que saber interpretarlos y hacer la diagnosis correcta”, indica Marinoni, que espera llevar a Capri a Faith Popcorn, fundadora de Brainreserve y gurú del trendwatching planetario. El festival será el punto álgido de un intenso programa de actividades, promovido por la Fundación Capri, que se propone volver a convertir la isla en el laboratorio de artistas que fue durante décadas.

Ya en el siglo XIX, Capri fue uno de los paraísos de los intelectuales gay, frecuentado por los principales representantes de la cultura decadente como Gabriela d’Annunzio, OscarWilde, Eleonora Duse y Anatole France. En los años cincuenta y sesenta, estrellas como Ingrid Bergman convirtieron la isla en uno de los centros de la dolce vita y en los años setenta fue la voz de intelectuales hippies, artistas alternativos y grupos de rock en busca de paz. El programa arrancará el 11 de julio con un festival de danza, protagonizado por la bailarina y coreógrafa Carolyn Carlson, que interpretará Giotto, su última creación y presentará Blue lady, una de sus obras históricas, que ahora interpreta un bailarín de su compañía.

También en julio se inaugurará una muestra de fotografías vintage del barón Wilhelm von Gloeden (1856-1931), pionero del arte homoerótico y precursor del movimiento de emancipación homosexual, mientras que los pintoresMichelangelo Pistoletto y Sandro Chia, representante de la Transvanguardia italiana, serán los primeros espadas de Travelogue, un proyecto que cuenta con la participación de artistas consolidados y jóvenes emergentes.

Roberta Bosco – Venecia

Scarica il PDF dell’articolo originale (244 kb)

Comments are closed.